MENÚ

Asfíptica

Se trata de un fenómeno que conduce a una hipoxia progresiva de la piel, a menudo acompañada de un engrosamiento progresivo de la capa córnea, en el que las llamadas células muertas ya no se intercambian regularmente. Puede tener diferentes formas de patogenia.

  • La más habitual es la exposición solar en la que los rayos UV estimulan de forma masiva la regeneración a nivel de la capa basal, alterando el equilibrio natural que existe entre regeneración y exfoliación. El resultado es una acumulación de células córneas.
  • El envejecimiento cronológico es otro factor que puede conducir a un engrosamiento de la capa córnea, ya que con el enlentecimiento general de todas las funciones corporales, también disminuye la producción de dos proteínas enzimáticas particulares, la tripsina y la quimiotripsina, que favorecen la exfoliación natural.
  • Las enfermedades, el estrés, el metabolismo lento, el maquillaje, la contaminación son otros factores que pueden provocar una ralentización de las funciones fisiológicas y, en consecuencia, de la oxigenación y exfoliación de la piel.

 

ASFÍPTICO BHI COSMETICS

 

Descripción de la imperfección
La consecuencia más importante de esta hipoxia de la piel y del consiguiente engrosamiento es la alteración de los intercambios epidérmicos naturales que conduce a una piel seca, áspera al tacto, encanecida y empobrecida de su película hidrolipídica natural. La microcirculación sanguínea es lenta. Frecuentemente puede acompañarse de fenómenos de deshidratación.

Unidad fundamental
Capa córnea: engrosada, poco oxigenada e hidratada, impide un buen intercambio entre el interior y el exterior y viceversa.

Entorno fisiológico
Microcirculación superficial: su mal funcionamiento conduce al debilitamiento y ralentización de todos los procesos epidérmicos, incluida la exfoliación.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se ralentiza la renovación celular, el metabolismo y la exfoliación natural de la piel. La piel tiende a debilitarse y engrosarse a expensas del suministro de oxígeno.

Factores desencadenantes

  • Exposición al sol: la energía aportada por los rayos UV favorece la regeneración celular a nivel de la capa basal, sin aumentar al mismo tiempo la exfoliación de la capa córnea.
  • Frío: la baja temperatura induce una vasoconstricción y la piel ya no se sostiene lo suficiente en sus procesos diarios y se “fatiga”
  • Ralentización del metabolismo: la mala circulación o una dieta muy pesada lastran el trabajo de nuestro organismo que, ocupado en deshacerse de mayores acumulaciones calóricas o mal sostenido en las actividades normales, dedica menos cuidados a la piel. Hay una pérdida de tono, oxigenación y exfoliación.
  • Contaminantes: dañan la película hidrolipídica de la piel y se “pegan” a nuestras células córneas, extrayendo oxígeno de las propias células que luchan por llevar a cabo su función respiratoria.

Se trata de un fenómeno que conduce a una hipoxia progresiva de la piel, a menudo acompañada de un engrosamiento progresivo de la capa córnea, en el que las llamadas células muertas ya no se intercambian regularmente. Puede tener diferentes formas de patogenia.

  • La más habitual es la exposición solar en la que los rayos UV estimulan de forma masiva la regeneración a nivel de la capa basal, alterando el equilibrio natural que existe entre regeneración y exfoliación. El resultado es una acumulación de células córneas.
  • El envejecimiento cronológico es otro factor que puede conducir a un engrosamiento de la capa córnea, ya que con el enlentecimiento general de todas las funciones corporales, también disminuye la producción de dos proteínas enzimáticas particulares, la tripsina y la quimiotripsina, que favorecen la exfoliación natural.
  • Las enfermedades, el estrés, el metabolismo lento, el maquillaje, la contaminación son otros factores que pueden provocar una ralentización de las funciones fisiológicas y, en consecuencia, de la oxigenación y exfoliación de la piel.

 

 

Descripción de la imperfección
La consecuencia más importante de esta hipoxia de la piel y del consiguiente engrosamiento es la alteración de los intercambios epidérmicos naturales que conduce a una piel seca, áspera al tacto, encanecida y empobrecida de su película hidrolipídica natural. La microcirculación sanguínea es lenta. Frecuentemente puede acompañarse de fenómenos de deshidratación.

Unidad fundamental
Capa córnea: engrosada, poco oxigenada e hidratada, impide un buen intercambio entre el interior y el exterior y viceversa.

Entorno fisiológico
Microcirculación superficial: su mal funcionamiento conduce al debilitamiento y ralentización de todos los procesos epidérmicos, incluida la exfoliación.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se ralentiza la renovación celular, el metabolismo y la exfoliación natural de la piel. La piel tiende a debilitarse y engrosarse a expensas del suministro de oxígeno.

Factores desencadenantes

  • Exposición al sol: la energía aportada por los rayos UV favorece la regeneración celular a nivel de la capa basal, sin aumentar al mismo tiempo la exfoliación de la capa córnea.
  • Frío: la baja temperatura induce una vasoconstricción y la piel ya no se sostiene lo suficiente en sus procesos diarios y se “fatiga”
  • Ralentización del metabolismo: la mala circulación o una dieta muy pesada lastran el trabajo de nuestro organismo que, ocupado en deshacerse de mayores acumulaciones calóricas o mal sostenido en las actividades normales, dedica menos cuidados a la piel. Hay una pérdida de tono, oxigenación y exfoliación.
  • Contaminantes: dañan la película hidrolipídica de la piel y se “pegan” a nuestras células córneas, extrayendo oxígeno de las propias células que luchan por llevar a cabo su función respiratoria.
Ir al contenido