MENÚ

Avitamínica

Órgano fundamental, la piel es sede de un intenso trabajo bioquímico, por lo que requiere el aporte constante de múltiples nutrientes. Entre estos, las vitaminas juegan un papel de primera importancia. 

Las vitaminas son un conjunto muy heterogéneo de sustancias químicas, normalmente necesarias en cantidades mínimas para las necesidades del organismo, en las que regulan una serie de reacciones metabólicas, muchas veces funcionando como coenzimas. La deficiencia de vitaminas generalmente se define como hipovitaminosis, cuando la vitamina está presente en cantidades insuficientes en el cuerpo, y avitaminosis en los casos mucho más raros en los que está totalmente ausente. La deficiencia de vitaminas tiene síntomas específicos según el tipo de vitamina y puede causar diversas dolencias. La hipovitaminosis puede depender de una ingesta insuficiente de vitaminas con los alimentos, de un aumento de las necesidades, como ocurre por ejemplo en el embarazo, o de la presencia de alteraciones intestinales que impiden su absorción.

La vida agitada de nuestros días que nos lleva, más o menos constantemente, a saltarnos comidas, someternos a dietas desequilibradas, tomar medicamentos que interfieren, etapas particulares de nuestra vida (crecimiento, embarazo, lactancia, menopausia y vejez); El estrés en general y, en particular, el estrés oxidativo de los radicales libres, debido a la contaminación, el tabaquismo, la actividad física intensa, el alcohol, la exposición solar, la inflamación y más, pueden provocar carencias más o menos marcadas de estos elementos tan “indispensables”.

AVITAMINICA BHI COSMETICS


La llegada del verano y de una mayor y más fuerte radiación solar atenta contra la salud de la piel porque favorece la presencencia cutánea (arrugas, manchas, atonía)

Descripción de
la mancha La piel está engrosada, deshidratada, apagada, predispuesta a las arrugas (presencencia cutánea) y manchas solares.

La epidermis aparece engrosada y deshidratada debido a la alteración del estrato córneo y de la película hidrolipídica.
Está más predispuesto a la formación de manchas pigmentarias, ya que son una protección de la piel expuesta en exceso al sol.

Unidad fundamental
Capa córnea: engrosada, poco oxigenada e hidratada, impide un buen intercambio entre el interior y el exterior y viceversa.

Entorno fisiológico

  • Fibras elásticas: menor compacidad del tejido.
  • Microcirculación superficial: la vasodilatación y el enlentecimiento circulatorio conducen a debilitar y ralentizar todos los procesos epidérmicos, incluida la exfoliación.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se reduce la reproducción celular, se pierde parcialmente el elemento vascular: los vasos más finos sufren una involución. Hay una ralentización en la renovación de la piel, menor oxigenación de los tejidos y menor aporte de nutrientes.

Factores desencadenantes

  • Sol: la exposición a la luz solar, además de provocar una vasodilatación capilar, favorece el desarrollo de radicales libres que atacan tanto las paredes celulares como las paredes capilares.
  • Condiciones climáticas y ambientales: viento, frío, sol, humedad relativa del ambiente.
  • Contaminación: daña la película hidrolipídica de la piel y la vuelve más propensa a la fragilidad
  • Hábitos de estilo de vida incorrectos (por ejemplo, alcohol, tabaco).

Órgano fundamental, la piel es sede de un intenso trabajo bioquímico, por lo que requiere el aporte constante de múltiples nutrientes. Entre estos, las vitaminas juegan un papel de primera importancia. 

Las vitaminas son un conjunto muy heterogéneo de sustancias químicas, normalmente necesarias en cantidades mínimas para las necesidades del organismo, en las que regulan una serie de reacciones metabólicas, muchas veces funcionando como coenzimas. La deficiencia de vitaminas generalmente se define como hipovitaminosis, cuando la vitamina está presente en cantidades insuficientes en el cuerpo, y avitaminosis en los casos mucho más raros en los que está totalmente ausente. La deficiencia de vitaminas tiene síntomas específicos según el tipo de vitamina y puede causar diversas dolencias. La hipovitaminosis puede depender de una ingesta insuficiente de vitaminas con los alimentos, de un aumento de las necesidades, como ocurre por ejemplo en el embarazo, o de la presencia de alteraciones intestinales que impiden su absorción.

La vida agitada de nuestros días que nos lleva, más o menos constantemente, a saltarnos comidas, someternos a dietas desequilibradas, tomar medicamentos que interfieren, etapas particulares de nuestra vida (crecimiento, embarazo, lactancia, menopausia y vejez); El estrés en general y, en particular, el estrés oxidativo de los radicales libres, debido a la contaminación, el tabaquismo, la actividad física intensa, el alcohol, la exposición solar, la inflamación y más, pueden provocar carencias más o menos marcadas de estos elementos tan “indispensables”.


La llegada del verano y de una mayor y más fuerte radiación solar atenta contra la salud de la piel porque favorece la presencencia cutánea (arrugas, manchas, atonía)

Descripción de
la mancha La piel está engrosada, deshidratada, apagada, predispuesta a las arrugas (presencencia cutánea) y manchas solares.

La epidermis aparece engrosada y deshidratada debido a la alteración del estrato córneo y de la película hidrolipídica.
Está más predispuesto a la formación de manchas pigmentarias, ya que son una protección de la piel expuesta en exceso al sol.

Unidad fundamental
Capa córnea: engrosada, poco oxigenada e hidratada, impide un buen intercambio entre el interior y el exterior y viceversa.

Entorno fisiológico

  • Fibras elásticas: menor compacidad del tejido.
  • Microcirculación superficial: la vasodilatación y el enlentecimiento circulatorio conducen a debilitar y ralentizar todos los procesos epidérmicos, incluida la exfoliación.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se reduce la reproducción celular, se pierde parcialmente el elemento vascular: los vasos más finos sufren una involución. Hay una ralentización en la renovación de la piel, menor oxigenación de los tejidos y menor aporte de nutrientes.

Factores desencadenantes

  • Sol: la exposición a la luz solar, además de provocar una vasodilatación capilar, favorece el desarrollo de radicales libres que atacan tanto las paredes celulares como las paredes capilares.
  • Condiciones climáticas y ambientales: viento, frío, sol, humedad relativa del ambiente.
  • Contaminación: daña la película hidrolipídica de la piel y la vuelve más propensa a la fragilidad
  • Hábitos de estilo de vida incorrectos (por ejemplo, alcohol, tabaco).
Ir al contenido