MENÚ

Piel Sensible

En cuanto a las causas, es un error limitar la atención a aquellos factores exógenos y temporales, propios de ciertos períodos estacionales, o incluso a condiciones ambientales particulares (UV, viento, frío, contaminación), porque es muy importante también la condición individual de estrés, la dieta, el consumo de bebidas alcohólicas, la concomitancia con otras patologías no cutáneas y, especialmente en el caso de las mujeres, el cuadro hormonal.

Ante estas agresiones reales, la película hidrolipídica de la piel se adelgaza, favoreciendo la aparición de microfisuras y abriendo aún más la puerta a los agentes externos, en una especie de círculo vicioso que debilita la piel, que reacciona con enrojecimiento, picor, irritación. y sequedad.

Descripción de la imperfección
Podemos identificar resumidamente tres etapas principales de la progresión de la imperfección:

  • la piel se enrojece esporádicamente, especialmente con los cambios de temperatura, pero no hay molestias sensoriales.
  • se produce malestar sensorial y el enrojecimiento generalizado es muy frecuente, casi permanente. Se destaca un malestar general de la epidermis.
PIEL SENSIBLE BHI COSMETICS
  • enrojecimiento permanente: la imperfección es evidente y se produce cuperosis. En la tercera etapa, la epidermis está lejos de una condición de equilibrio y es difícil devolverla a una condición ideal.

 

Enrojecimiento generalizado, facilidad de irritación, extrema reactividad a los estímulos mecánicos y atmosféricos, hasta la cuperosis, son las manifestaciones evidentes de este particular tipo de piel, a menudo áspera, tirante y poco compacta, muy fina y asfixiada.

Unidad fundamental
Vasos capilares: son débiles, frágiles y su estructura está constantemente sometida a tensiones. Por lo tanto, dan lugar a la larga al fenómeno de la cuperosis.

Entorno fisiológico Microcirculación
sanguínea y linfática: la ralentización de los sistemas circulatorios impide el aporte constante de oxígeno, nutrientes, hormonas y enzimas a los tejidos y, sobre todo, se recogen desechos catabólicos y toxinas que provocan la congestión del propio tejido.

Factores predisponentes

  • Desequilibrios hormonales: las hormonas intervienen en los fenómenos de debilitamiento de los capilares y, en consecuencia, afectan negativamente al intercambio de sustancias entre el torrente sanguíneo y las células.
  • Fragilidad capilar: la predisposición a la fragilidad capilar se puede heredar.

Factores desencadenantes

  • Frío: hace que los capilares se estrechen y dificulta la circulación.
  • Sol: la exposición a la luz solar, además de provocar una vasodilatación capilar, favorece el desarrollo de radicales libres que atacan tanto las paredes celulares como las paredes capilares.
  • Cambios bruscos de temperatura: los pequeños vasos sanguíneos, para soportar los cambios bruscos de temperatura, se someten a una verdadera gimnasia. En condiciones normales la piel se limita al enrojecimiento, pero a la larga, si los capilares son débiles, también pueden romperse, dando lugar al fenómeno de la cuperosis.
  • Estrés: un estado de ansiedad continua, tensión, preocupación, puede obstruir la correcta circulación sanguínea y dificultar la oxigenación de los tejidos.
  • Contaminantes: dañan la película hidrolipídica de la piel y la hacen más propensa a la fragilidad
  • Fumar: provoca vasodilatación de los capilares, comprometiendo la circulación.
  • Alérgenos: son sustancias normalmente presentes en el ambiente, en algunas pieles más sensibles, pueden causar verdaderas alergias cutáneas.

En cuanto a las causas, es un error limitar la atención a aquellos factores exógenos y temporales, propios de ciertos períodos estacionales, o incluso a condiciones ambientales particulares (UV, viento, frío, contaminación), porque es muy importante también la condición individual de estrés, la dieta, el consumo de bebidas alcohólicas, la concomitancia con otras patologías no cutáneas y, especialmente en el caso de las mujeres, el cuadro hormonal.

Ante estas agresiones reales, la película hidrolipídica de la piel se adelgaza, favoreciendo la aparición de microfisuras y abriendo aún más la puerta a los agentes externos, en una especie de círculo vicioso que debilita la piel, que reacciona con enrojecimiento, picor, irritación. y sequedad.

Descripción de la imperfección
Podemos identificar resumidamente tres etapas principales de la progresión de la imperfección:

  • la piel se enrojece esporádicamente, especialmente con los cambios de temperatura, pero no hay molestias sensoriales.
  • se produce malestar sensorial y el enrojecimiento generalizado es muy frecuente, casi permanente. Se destaca un malestar general de la epidermis.
  • enrojecimiento permanente: la imperfección es evidente y se produce cuperosis. En la tercera etapa, la epidermis está lejos de una condición de equilibrio y es difícil devolverla a una condición ideal.

 

Enrojecimiento generalizado, facilidad de irritación, extrema reactividad a los estímulos mecánicos y atmosféricos, hasta la cuperosis, son las manifestaciones evidentes de este particular tipo de piel, a menudo áspera, tirante y poco compacta, muy fina y asfixiada.

Unidad fundamental
Vasos capilares: son débiles, frágiles y su estructura está constantemente sometida a tensiones. Por lo tanto, dan lugar a la larga al fenómeno de la cuperosis.

Entorno fisiológico Microcirculación
sanguínea y linfática: la ralentización de los sistemas circulatorios impide el aporte constante de oxígeno, nutrientes, hormonas y enzimas a los tejidos y, sobre todo, se recogen desechos catabólicos y toxinas que provocan la congestión del propio tejido.

Factores predisponentes

  • Desequilibrios hormonales: las hormonas intervienen en los fenómenos de debilitamiento de los capilares y, en consecuencia, afectan negativamente al intercambio de sustancias entre el torrente sanguíneo y las células.
  • Fragilidad capilar: la predisposición a la fragilidad capilar se puede heredar.

Factores desencadenantes

  • Frío: hace que los capilares se estrechen y dificulta la circulación.
  • Sol: la exposición a la luz solar, además de provocar una vasodilatación capilar, favorece el desarrollo de radicales libres que atacan tanto las paredes celulares como las paredes capilares.
  • Cambios bruscos de temperatura: los pequeños vasos sanguíneos, para soportar los cambios bruscos de temperatura, se someten a una verdadera gimnasia. En condiciones normales la piel se limita al enrojecimiento, pero a la larga, si los capilares son débiles, también pueden romperse, dando lugar al fenómeno de la cuperosis.
  • Estrés: un estado de ansiedad continua, tensión, preocupación, puede obstruir la correcta circulación sanguínea y dificultar la oxigenación de los tejidos.
  • Contaminantes: dañan la película hidrolipídica de la piel y la hacen más propensa a la fragilidad
  • Fumar: provoca vasodilatación de los capilares, comprometiendo la circulación.
  • Alérgenos: son sustancias normalmente presentes en el ambiente, en algunas pieles más sensibles, pueden causar verdaderas alergias cutáneas.
Ir al contenido