MENÚ

Zonas Frágiles

El contorno de los ojos y el de los labios son dos zonas del rostro con peculiares características anatómicas y fisiológicas; extremadamente delicadas, están sometidas diariamente a estrés de diversa índole: contracciones musculares continuas, voluntarias e involuntarias, exposición a las radiaciones UV y a los agentes atmosféricos, maquillaje, etc.

Son las zonas donde los signos de expresión y el paso del tiempo se manifiestan de forma más precoz y evidente; donde la piel es más fina, más sensible y reactiva.

Por lo tanto, necesitan “cuidados” y atenciones específicas, el uso de productos absolutamente hipoalergénicos y extremadamente delicados, pero que ejercen acciones intensas y profundas.

Descripción de la imperfección

  • ENVEJECIMIENTO DEL CONTORNO DE OJOS
    Debido a la particular delgadez de la piel, a nivel de los párpados se produce una progresiva pérdida de elasticidad con alteración del tejido conjuntivo y consecuente arrugamiento de la piel que se acumula en pliegues.
ZONAS FRÁGILES BHI COSMETICS
  • ENVEJECIMIENTO DEL CONTORNO DE LABIOS
    Las arrugas en la región perilabial generalmente aparecen más tarde que otras líneas de expresión en la frente y los párpados. Los más frecuentes son los verticales perilabiales, que generalmente surgen después de los 50 años.
  • HINCHAZÓN
    Este es un trastorno que a menudo se confunde con las bolsas, pero en realidad son un fenómeno diferente, inducido por un drenaje linfático reducido y una consecuente acumulación de líquidos en los espacios intercelulares.
  • BOLSAS
    Se forman en la zona periocular inferior a raíz de la herniación de la grasa periorbitaria. Este fenómeno surge cuando el tabique orbitario, un tejido poco elástico en sí mismo, presenta un punto de rotura. Es un evento inducido por daño traumático, por predisposición constitucional o por envejecimiento cutáneo, responsable del menor tono tisular.
  • OJERAS
    Cuando la región subparpebral inferior adquiere un color gris azulado que da la impresión de un ojo hundido, hablamos de las llamadas ojeras, un trastorno muchas veces constitucional, de tipo vascular, que aumenta con la edad y con estrés

Unidad fundamental
Tejido conjuntivo: pierde sus peculiares características de elasticidad y compacidad.

Entorno fisiológico
Sistema nutritivo-drenado: la circulación sanguínea/linfática y todos los intercambios metabólicos y el drenaje de catabolitos se ralentizan. Su mal funcionamiento conduce a debilitar y ralentizar todos los procesos epidérmicos.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se ralentiza la renovación celular, el metabolismo y la exfoliación natural de la piel. La piel tiende a debilitarse y engrosarse a expensas del suministro de oxígeno.

Factores desencadenantes

  • Estrés: los períodos de gran tensión y cansancio físico y psíquico afectan la estructura de las fibras de sostén, alterando su normal elasticidad.
  • Fotodaño: produce un envejecimiento prematuro del tejido cutáneo, estimulando la producción de radicales libres y alterando la estructura de las fibras de sostén.
  • Contaminantes.
  • Hábitos de estilo de vida incorrectos (por ejemplo, alcohol, tabaco, nutrición).

El contorno de los ojos y el de los labios son dos zonas del rostro con peculiares características anatómicas y fisiológicas; extremadamente delicadas, están sometidas diariamente a estrés de diversa índole: contracciones musculares continuas, voluntarias e involuntarias, exposición a las radiaciones UV y a los agentes atmosféricos, maquillaje, etc.

Son las zonas donde los signos de expresión y el paso del tiempo se manifiestan de forma más precoz y evidente; donde la piel es más fina, más sensible y reactiva.

Por lo tanto, necesitan “cuidados” y atenciones específicas, el uso de productos absolutamente hipoalergénicos y extremadamente delicados, pero que ejercen acciones intensas y profundas.

Descripción de la imperfección

  • ENVEJECIMIENTO DEL CONTORNO DE OJOS
    Debido a la particular delgadez de la piel, a nivel de los párpados se produce una progresiva pérdida de elasticidad con alteración del tejido conjuntivo y consecuente arrugamiento de la piel que se acumula en pliegues.
  • ENVEJECIMIENTO DEL CONTORNO DE LABIOS
    Las arrugas en la región perilabial generalmente aparecen más tarde que otras líneas de expresión en la frente y los párpados. Los más frecuentes son los verticales perilabiales, que generalmente surgen después de los 50 años.
  • HINCHAZÓN
    Este es un trastorno que a menudo se confunde con las bolsas, pero en realidad son un fenómeno diferente, inducido por un drenaje linfático reducido y una consecuente acumulación de líquidos en los espacios intercelulares.
  • BOLSAS
    Se forman en la zona periocular inferior a raíz de la herniación de la grasa periorbitaria. Este fenómeno surge cuando el tabique orbitario, un tejido poco elástico en sí mismo, presenta un punto de rotura. Es un evento inducido por daño traumático, por predisposición constitucional o por envejecimiento cutáneo, responsable del menor tono tisular.
  • OJERAS
    Cuando la región subparpebral inferior adquiere un color gris azulado que da la impresión de un ojo hundido, hablamos de las llamadas ojeras, un trastorno muchas veces constitucional, de tipo vascular, que aumenta con la edad y con estrés

Unidad fundamental
Tejido conjuntivo: pierde sus peculiares características de elasticidad y compacidad.

Entorno fisiológico
Sistema nutritivo-drenado: la circulación sanguínea/linfática y todos los intercambios metabólicos y el drenaje de catabolitos se ralentizan. Su mal funcionamiento conduce a debilitar y ralentizar todos los procesos epidérmicos.

Factores predisponentes
Envejecimiento cronológico: se ralentiza la renovación celular, el metabolismo y la exfoliación natural de la piel. La piel tiende a debilitarse y engrosarse a expensas del suministro de oxígeno.

Factores desencadenantes

  • Estrés: los períodos de gran tensión y cansancio físico y psíquico afectan la estructura de las fibras de sostén, alterando su normal elasticidad.
  • Fotodaño: produce un envejecimiento prematuro del tejido cutáneo, estimulando la producción de radicales libres y alterando la estructura de las fibras de sostén.
  • Contaminantes.
  • Hábitos de estilo de vida incorrectos (por ejemplo, alcohol, tabaco, nutrición).
Ir al contenido